Conjunto Folclorico Mapu Amulen
  Semblanzas de Lirquén
 


Lirquén mi pueblo amado:                                                               ein Bild
             Tierra que nos cobija, con cariño maternal; cielo de lluvias, sol y gaviotas que se mecen en lo alto, como vigilando cada paso, desde nuestra infancia, juventud y madurez. Naciste, villorrio pequeñito junto a Penco, levemente más grande y colonial, tu suelo fue un tesoro que guardabas bajo el mar.
             Tus niños se criaron siendo hombres pescadores, otros siguieron rumbo hacia tus minas del carbón.
             Hoy tus hijos abren sus corazones, para rendir un homenaje a la grandeza de tu gente, trayendo a la memoria, recuerdos con nostalgia:
  • Al hombre campesino, que sembró en tu tierra el trigo, y nos dejó la espiga erguida y orgullosa.
  • Al hombre de los hornos caleros en cerro verde que trabajaron con tesón, elaborando las conchas arrojadas por el mar y producir la cal.
  • Al hombre rielero, que con esfuerzo dejó sus fierros en líneas infinitas cuyo legado nos dejó camino abierto para viajar en un sencillo pero inolvidable viaje en tren local.
  • Y no podríamos finalmente, no recordar a aquellos hombres humildes, sencillos, sufrientes y esforzados que fueron los esclavos de tus minas en Lirquén.
             La historia cuenta más de lo que dice, y dice más de lo que cuenta.
             Las primeras minas de carbón en nuestra zona, estuvieron al norte de Concepción, en el año 1646, según cuentan los antiguos cronistas, que Don Diego Rosales dice textualmente: “En la ribera de la bahía de Concepción, caminando por el cerrillo verde se descubren en la barranca de un cerro, vetas de Carbón de Piedra, y también en aquella parte del río Andalién. Estando yo en la Concepción se hizo experiencia de él y arde como leña, pero hasta que se ha gastado a la humedad del mar exhala enfadoso olor; y no sirvió para la explotación”.
             También es importante decir que en el norte de Chile, allá por la zona del salitre y otros metales, se requería una gran energía calórica, para poder forjar los metales industriales; generaban en primera instancia con las maderas de algunos bosques que había cerca de Copiapó; cuenta la historia que, aquellos bosques se terminaron y fue así, que el desierto invadió para siempre aquellos lugares en que antes había un vestigio vegetal. Por lo tanto entonces, los industriales del norte tuvieron que buscar más al sur y encontraron en nuestra zona la solución para al gran minería nortina. Es así como la gran solución fue el carbón de piedra de nuestra zona. En estos aspectos tenemos que recordar a grandes pioneros de la minería del carbón, como son Don Juan Macaya, Don Matías Cousiño, Don Federico Swagers entre otros. Ellos fueron los que se instalaron en innumerables localidades en nuestra provincia, de las cuales ya no existen, las “Minas de Plegarias” al sur de Curanilahue, las minas de “El Chilco” cerca de Antihuala, las minas de “Trihueco” en Los Álamos, el glorioso “Pilpilco”, las gloriosas minas de Lota, Coronel, en la provincia de Arauco y en la provincia de concepción, las minas de Lirquén, en 1958.
             Continuaremos remontándonos a muchos años atrás, a la época de la independencia de Chile, cuando Chile empezó a caminar ya, con pasos independientes. En esta tierra tan hermosa que se extiende desde Lirquén por el norte, hasta Lebu por el sur, pasando por Coronel, Lota, Curanilahue, Cerro Alto y Los Álamos, ciudades y pueblos de origen campesino, pescador y minero, en los que se encuentra un maravilloso tipo de gente, con características humanas de tanto valor, francos, solidarios, cariñosos y alegres, como son la gente de Lirquén.
             En el año 1843, mientras otros empresarios se asentaron en otras localidades de la zona, Don Tomas Smith eligió quedarse en este lugar, maravillado de recorrer campos y aldeas cercanas, más el oleaje del mar, el canto de las gaviotas, la inmensa variedad de peces y mariscos y tanta vegetación que le serviría, como empresario, para abrir varias Boca Minas de carbón en Lirquén, para proveer a las fundiciones de cobre que instaló en Cerro Verde Don Joaquín Edwars, su cuñado y socio. Esta fue la primera fundación de cobre al sur de Chile.
             La compañía carbonífera de Lirquén explotaba minas submarinas frente al pequeño Puerto de Lirquén y desde Septiembre de 1936, era dueño de la mina subterránea de Cosmito próximo a Concepción. Los capitales de esta compañía eran compartidos por partes iguales entre Refinería CRAV – VIÑA, y fábrica Cemento Melón.
             Las minas de Lirquén se cerraron en 1958. Fue de mucha importancia en esos años para la gente de Lirquén el trabajo en las minas del carbón, vale decir que el campesino y el pescador de esta zona, poco a poco fue llegando a trabajar a las minas dejando unos el trabajo el campo y otros, cambiaron la pesca o el trabajo del mar, y así mejorar su situación económica laborando en las minas. Ellos se convirtieron en campesinos mineros y en pescadores mineros.
            Hoy Lirquén, convertido en un hermoso Puerto donde laboran estibadores, eventuales y administrativos, que le dan la importancia merecida, al recibir en sus muelles grandes buques, de muchos países extranjeros que visitan a nuestro Puerto de Lirquén, haciéndolo cada día más importante, más glorioso y más honorable.
             Gracias a Dios y gracias a Chile, por la pequeña tierra que nos cobija y por la grandeza de quienes viven en ella. 
 
 
Aportado por:  Sra. Carmen Donoso A.
 
  Hemos tenido 5223 visitantes (11526 clics a subpáginas) en esta pagina!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=